Night Out | Noche & Fiesta by Ale Garcia

Se trata de vestirse, divertirse y disfrutar. Cuando se arma el look para una salida de noche no hay que dejar que “se nos venga la noche encima”.

Lo primero a tener en cuenta a la hora de salir a la noche es la calidad de la salida. Hay que partir de la base de que cada salida de noche importante es una nueva buena oportunidad para salir del look diario y vestirse diferente.

 

 

Si bien la moda cambia y las tendencias varían todas las temporadas, existen ciertas reglas que hay que tener en cuenta, sobre todo a la noche, en esos eventos que requieren pensar mejor qué ponerse. Hay que hacer fácil lo complejo, mostrarse, pero sobre todo que sea simple de llevar y dé seguridad.

Así como para ir a trabajar el vestido negro ya no es la única opción, para las salidas nocturnas es siempre una buena opción. La versatilidad de esta prenda hace que existan infinitas versiones para infinitos estilos de mujeres, para diferentes tipos de salida. Corto, a la rodilla, a media pierna o largo hasta el suelo el vestido negro no reconoce largos ni texturas.

Que el abrigo no complique la salida. Si es invierno y hace mucho frío, una chaqueta o tapado de piel son la mejor compañía. Otra opción es un tapado oscuro (nunca camel). Y la variante que tiene más adeptas desde hace unos años es la campera de cuero de cualquier color. Nada más actual que un vestido de encaje forrado con una campera de cuero y unos lindos zapatos. Otras posibilidades son una capa (de paño o terciopelo), un saco estilo kimono o un blazer de buen corte. Si bien el chal está un poco demodé, lo ideal es conseguir uno que salga de los estereotipos tradicionales, como por ejemplo uno de seda hindú, liso o estampado, con o sin apliques. Además de abrigar va a dar color y se adapta al cóctel y a la noche.

Los colores ya no son un tema a tener en cuenta, depende del gusto de cada una. Las amantes del negro pueden encontrar en el azul marino una nueva opción. Un vestido oscuro tiene más posibilidades de repetirse, pasar desapercibido y adaptarse a otro estilo con accesorios, que uno de color o estampado.

No es lo mismo vestirse para un casamiento de día que para uno de noche. No es lo mismo un cóctel que una comida de trabajo o una salida formal y arreglada.

Es importante un pelo limpio, un maquillaje adecuado y manos y pies bien hechos. Y recordar que muchas veces sobriedad y actitud son más que suficientes.

 

EVENTO DE TRABAJO

No hay que olvidarse que si bien es a la noche, no deja de ser una extensión del horario de trabajo. No es lo mismo una comida nocturna que un evento donde también se puede bailar. Por eso es importante no excederse en el look y a veces es mejor pasar desapercibida que hacer el ridículo. La mejor opción es siempre un vestido, preferentemente liso, que no sea muy corto, negro o de color. Una blusa de seda o un top y un pantalón (ancho, angosto o palazzo) siempre rankean, y más y mejor si le agregan un saco kimono encima.

Una camisa de encaje o gasa están permitidas siempre y cuando tengan una musculosa abajo. Los brazos despejados siempre son buenos aliados, por eso una musculosa o un top con breteles finitos ayudan y se potencian con pulseras: varias pulseras en una mano atraen las miradas.

Una opción muy de temporada es usar un pijama de seda con buenos stilettos o sandalias. Una bata estilo kimono levanta todos los looks y se adapta a todos los estilos, va bien con vestidos o pantalones.

Es mejor poner el foco en los accesorios, aros, collares, carteras pequeñas y zapatos son siempre los salvadores de cualquier equipo. Además de una buena inversión.

Los no: transparencias excesivas con o sin corpiño abajo, escotes demasiado profundos, zapatos grotescos, mucho maquillaje, shorts o minifaldas mínimas, jean, tajos profundos.

 

CASAMIENTO DE NOCHE

La protagonista es la novia, y esto está bueno considerarlo. Ya que es una ocasión especial, hay que aprovecharla y vestirse con todo, entonces lo ideal es un vestido largo porque ¿cuántas veces podemos usar un vestido de fiesta? Ser mujer implica ser femenina.

El estilo y el color del vestido dependen de cada una. Las que quieren mostrar las piernas y el vestido mini no es una opción, pueden usar un vestido con un buen tajo. ¡Ojo con los zapatos!

Lo mismo ocurre con el calzado, lo ideal son los stilettos o sandalias de líneas delicadas para que afinen el pie. ¡Hay que tener los pies arreglados y prolijos! Y para las mas osadas, unas botinetas de charol con taco en punta. Un dato: los zapatos plateados a la noche son una buena inversión cuando usan un vestido de color, porque el tono de la ropa se refleja en el calzado y lo hace ver distinto.

Una idea sencilla para armarse un look de noche es combinar una musculosa o top con una pollera larga o palazzo de seda, encaje o satin, que se convierten en un vestido si las unimos en la cintura con un cinturón o faja metalizado, con piedras o de cadena.

Una opción más actual es llevar un mono, sobre todo si tiene piernas anchas y breteles finos. ¡Que no sea de algodón! Usarlo con un cinturón dorado.

Los no: zapatos blancos, vestidos de algodón, medias color piel, minifalda, pantalón o vestido de cuero, maxi cartera, accesorios color suela.

 

FIESTA DE NOCHE Y LA HORA DEL CÓCTEL

Es la salida más fácil y con más posibilidades. Hay que mezclar sin miedo y dejarse llevar. Las opciones varían según el estilo de cada una y abarcan desde una sola pieza, como el vestido (corto o largo) y un mono hasta jugar con varias prendas y diferentes texturas: tops y polleras, camisas y pantalones. Es una de las salidas donde se aceptan un pantalón de cuero o de charol, un vestido mini o una minifalda.

 

Las piezas clave pueden ser un blazer de crepe o terciopelo para abrigar desde una camisa y una minifalda de cuero hasta un vestido de paillettes. También se pueden mezclar prendas de día como un sweater de lúrex o una camisa de satin con prendas más nocturnas como una pollera larga o un pantalón ancho de encaje. A veces un top con un solo hombro y un buen pantalón son suficientes.

 

ACCESORIOS

Son la frutilla del postre, son esos elementos que van a terminar de completar el look. Para la noche no abusar de las plataformas, es mejor arriesgar a un taco alto o una plataforma escondida.

Aros, collares y pulseras van a dar brillo, levantar y a veces cambiar totalmente el outfit.

La cartera es un sobre de cuero liso o con bordados. O los que se conocen como clutch, También alguna cartera vintage.

 

-TIPS-

– Las más bajitas pueden aprovechar el largo del vestido para esconder esas plataformas que las ayuden a ganar altura.

-¿Sandalias planas en una fiesta? Por supuesto, sobre todo si son metalizadas o tienen algún detalle nocturno como piedras o apliques. Son ideales para el verano.

-El vestido de gasa forrado, que de día se usa con cartera de cuero y botas, de noche se lleva con stilettos y clutch.

-Un top de lentejuelas es el mejor amigo de un jean de cuero o una pollera plisada con buenos zapatos a la hora del cóctel.

-El cóctel permite usar botas a la rodilla y bucaneras siempre y cuando no tengan plataforma ni suela de goma.

-Un blazer de paillettes y una camisa con lazo levantan el jean chupín. Hay que sumar look con los zapatos y los accesorios.

-No al tapado camel como abrigo en una salida después de las 19. Es preferible un tapado blanco.

-¡De noche no existen los zapatos con suela de goma!

-No a las carteras XL ni las de cuero color suela.

-Las que tienen caderas generosas conviene que usen una prenda oscura abajo y algo con color o accesorios con brillo arriba para destacar esa zona.

-Siempre usen lo que las haga sentir cómodas, no abusen ni se dejen llevar de la tendencia solamente porque está de moda.

 

ALE GARCIA

@alegarcia360

Share!